123 Views
FOTO: Patricia Venegas

69 lenguas de ira buscan mi yugular y mi espina deseada
de alimañas y viajes, y la prova extravía el equilibrio y caigo
repleto de tacto y sombra, y acostado en la lenta agonía del mar
que se retuerce trémulo como un cuerpo herido
de océano y galopes, de sirenas muertas y de ángeles,
la crisálida saluda mi canto de desolación y vidrio

Que oleaje de furia, la marea crece con su banal
juego de serpientes, y lanza mi nombre
hambrienta de naufragios y recibe la sorda
respuesta de las rocas que ya empiezan a lamer mi herida
ay tanta sal en la sangre, tanto eco en los ojos
oh mar ciego y púrpura, oh espuma inerme de un milagro
llanto pálido y humano como ancla herida.

Ahora que el barco se hunde y sólo tu puedes salvarme
y dudas de mis dudas, mis ritos y mis ruinas,
y con amarga dulzura dejas que me hunda
y que el mar te libre de mi perversa compañía,
pierdo el ovillo hacia tus manos y empiezo a sumergirme
con sed de ausencia y desmayo,
inhalo el agua esquelética
que se mece en mis pulmones,
y con mis prendas húmedas de exilio
y mantarrayas en los dedos,
enciendo un cigarrillo de horasca,
para inclinarme a la señora muerte,
a la que sin duda alguna;
amo todavía.


Calih Rodríguez
Poesía participante en el Encuentro Nacional de Poesía «Marejada». Santa Elena, Diciembre 2011

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *