23 Views

Pese a que la astronomía es la madre de todas las ciencias, la polución lumínica de las ciudades ha hecho que mucha gente se olvidara de mirar hacia el cielo. Así lo entiende Michel Doucet, ingeniero físico francés aficionado a la astrofotografía.

“La polución lumínica hace que la gente de las ciudades se olvide de mirar el cielo. Cuando hay este tipo de contaminación y polvo eso hace que no se vean las estrellas y por tanto el cielo ya no es lindo para observar ni para estudiar”, señaló., en cambio en zonas deshabitadas por grupos humanos grandes es distinto. “El cielo allí es otra cosa, es impresionante”, precisó.    


Agregó que tanto en los países de Europa como en Sudamérica,  los profesores no conocen mucho de Astronomía y por tanto es un tema del que no hablan mucho. Otro problema es la existencia de pocos clubes de Astronomía. Doucet está convencido de que en el currículum educativo debe ponerse mayor énfasis en el estudio de la astronomía porque a partir de ella “nacen todas las otras ciencias: Matemáticas, Física, etc.”, incluso las lecciones estudiadas como las distancias y la medida de los ángulos.    


Pero, ¿en qué momento la humanidad dejó de lado a la Astronomía, tan importante en la antigüedad?  “La astronomía es una ciencia que empezó con el hombre, en el corazón del hombre con las estrellas fugaces que lo impresionaban al surcar el cielo y luego quedaron guardados. ¿Cuándo dejó de interesar? No lo sabemos. Pero hubo un desarrollo por parte de algunos y fue dejado de lado por muchos otros”, acotó.    Para los hombres muy curiosos -destacó- la astronomía puede aportar muchos conocimientos porque es muy amplio su campo.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.