25 Views
Agradecemos la valiosa contribución de EricK López (Arqueólogo) por esta impecable investigación histórica  sobre uno de los íconos de la ciudad de La Libertad.

Durante la historia, los núcleos humanos con proyeccion de ciudad, crecen, se organizan y matizan el paisaje cultural de su  entorno, con elementos arquitectónicos acordes a su idiosincrasia, cultura y tecnología de la época en que se concibieron y construyeron.

Estas edificaciones y espacios , definen la particular identidad urbana de una población. Algunos mantendrán la función que les dio origen y  otras la varian, pudiendo o no  llegar hasta nuestros días.

Muchos  desaparecen, quedando solo en recuerdos. Las más afortunadas se mantendrán hasta nuestros días, en distintos grados de conservación e integridad, convirtiéndose entonces en referentes de ese pasado histórico urbano. 

Toda ciudad, tiene el derecho y el deber de conservar esos elementos patrimoniales que dan referencia de su pasado histórico, pues son el núcleo de su identidad , y además la base de su atractivo turístico, razón más para conservarlas.

La ciudad de La Libertad, provincia de Santa Elena, conserva muchos  elementos que dan fe de su larga trayectoria como asiento humano, alcanzando incluso los umbrales mismos de la primera presencia humana de estas tierras. No obstante en peligro de desaparecer, poniéndolos en situación de “Patrimonio en Riesgo”. 

Un caso particular es la vieja casa de 2 plantas, que  cumplió hace poco más de un mes 100 años de existencia, y que está ubicada en las calles Guayaquil y Malecón, sobre una plataforma de la cultura Guancavilca, y que los intereses de ciertas entidades y personas amenazan su continuidad.

En 1910 el Cap. Aureliano Vera De la A, considerado por Alejandro Guerra Cáceres , como uno de los más notables patriarcas y fundadores de La Libertad, contrata al carpintero de rivera Leopoldo Panchana Vera, para que le construya frente a la playa, en la misma ubicación que hoy se encuentra, un edificio de madera en dos plantas. 

Considerado en esos años como uno de los edificios más hermosos y magnificentes de La Libertad, ha tenido varios usos hasta la actualidad: residencia de la familia del Cap. Vera, por 1938 funcionó ahí el Hotel Amazonas de Mr. Rean, donde solía presentarse la famosa Orquesta de los Hermanos Silva, posteriormente actuó como sede del Casino de Oficiales del Batallón Marañón.

En los últimos decenios ha sido residencia de descendientes y herederos del Cap. Vera, y también de arrendatarios que instalaron negocios en la planta baja, como la Sastrería del maestro Del Pezo y los billares de La Libertad (1972); en años más recientes la imprenta San Francisco y el restaurante El Tigre, además de otros tan variados como sedes de partidos políticos, heladerías, oficinas de cooperativas de transporte, y de grupos de ayuda para superar adicciones.

En la actualidad provoca varias reacciones en quienes transitan por el malecón regenerado de La Libertad, si bien la gran mayoría solo lo ven como un vetusto inmueble de madera, hay quienes aprecian la obra arquitectónica, y ven en él un referente del pasado histórico de La Libertad que debería ser conservado y restaurado, lo que motiva la curiosidad y visita.

La carga histórica, arquitectónica y patrimonial, de este inmueble es más que innegable, a ello se suma el hecho de estar asociada a un personaje histórico de relevancia en la peninsula, como lo fue el Cap. Aureliano Vera, (1887-1962), quien fue propietario de varias casas en varias ciudades, así como de  minas de sal, balandras y pailebots.

Como si esto fuera poco, la casa se sitúa sobre una plataforma prehispánica de la época Guancavilca (Periodo de Integración: 800 – 1535 d.C.), del sitio arqueológico conocido como OGSE-47, y que gracias a las técnicas  de construcción del inmueble, consistente en pilotes y pisos de madera elevados, han permitido su conservación sin mayores daños o intrusiones modernas en ella.

En una próxima entrega les presentaremos algunas consideraciones legales de sustentación y cuál es el conflicto de intereses detrás de esta identificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.