60 Views

Sudáfrica, el Campeonato Mundial de Fútbol continúa aumentando revoluciones y en este país como medida ambiental se han incorporado medios de transporte más limpios y otras estrategias; pero, son suficientes?


Se estima que la 1° Copa Mundial que se juega en continente africano dejará una huella de carbono 8 veces mayor que la de Alemania 2006, según un estudio del 2009 pedido por el gobierno sudafricano y la embajada de Noruega en ese país.

Entre transporte local, construcción de estadios y uso de energía asociados a los partidos, además del alojamiento para miles de aficionados; se estima que emita casi 900.000 toneladas de dióxido de carbono. Aparte, cerca de 2 millones de toneladas más de este gas de efecto invernadero, (y principal causa del cambio climático) se están emitiendo en los viajes internacionales hacia y desde Sudáfrica.

Intentando reducir las emisiones y sensibilizaando a la población y visitantes acerca de la eficiencia energética, el gobierno sudafricano tiene en marcha dos proyectos apoyados por Fondo Mundial para el Medio Ambiente (FMAM).

Desde el 2008, Sudáfrica ha mejorado los sistemas de transporte público en 7 de las 9 ciudades sedes como un medio para atraer a viajeros de ingresos medios y altos que de otro manera conducirían autos, esto con una inversión de varios millones de dólares.

Para esto, se ha creado un sistema de tránsito rápido para buses en algunas ciudades y el mejoramiento de viás peatonales y bicicletas.

Pero la crítica insiste que no está claro aún si los residentes y viajeros más ricos, acostumbrados a conducir sus autos, aceptarán los cambios culturales que implica compartir los buses, asientos y rutas con otros pasajeros. Sin embargo, lo que no se discute es el legado para una mejora definitiva del sistema de transporte público en las ciudades de Sudáfrica.

Otro de los proyectos ambientales, y con un presupuesto de 10 millones de dólares, es la instalación de paneles solares y luces eficientes en calles, semáforos y carteles, así como acciones para aumentar la conciencia pública.

Pero la voluntad medioambiental de Sudáfrica y organismos internacionales se puso en duda en abril con la aprobación del Banco Mundial de un crédito de $ 3 mil millones para ese país para construir una de las centrales termoeléctricas a carbón más grandes del mundo (como asï???). Los activistas de la región calculan que emitirá 25 millones de toneladas de dióxido de carbono al año.

Achim Steiner, director de la ONU para el Medio Ambiente, intentando suavizar las críticas, dijo que Sudáfrica no debería ser juzgado por sus decisiones sobre la base de la energía urgente para cubrir sus necesidades.

Por otro lado, las iniciativas verdes relacionadas directamente al fútbol parecen no tener fin. La compañía de ropa deportiva Nike anunció que los 9 equipos que usan sus uniformes (entre ellos Brasil, Portugal y Holanda) usarán camisetas hechas de botellas de plástico recicladas. Aunque es de las compañías más criticadas mundialmente por el uso de mano de obra infantil en algunos países de Asia.

Al final del año, un análisis  identificará lo que funcionó y lo qué no, según funcionarios del FMAM. 

Al mismo tiempo Brasil, asegura que para el próximo mundial en la tierra de las mozinhas, sus estadios serán más ecológicos.


EcuadorTV-BallenitaSi
Ballenita limpia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *