49 Views

Con motivo de la convocatoria global del #5 de Sursystem, donde solicitan IMAGINARIOS URBANOS DE LA CIUDAD GLOBALIZADA, y en vista de toda la propaganda masiva que se le está dando a este año como el del Bicentenario (de independencia) «desempolvé» del disco duro algunas notas que tenía sobre algo que siempre me llamó la atención,  situaciones que se viven en muchas de las ciudades latinoamericanas, las cuales por cierto tienen muchísimo de globalizadas.


La primera es la celebración tan arraigada que existe en nuestros países de la «fundación» de nuestras ciudades , para después de unos meses , y en muchos casos, celebrar la «independencia» de esas mismas ciudades o del país entero. 
Me llamó la atención principalmente en un momento de la vida , en que uno comienza a ser más crítico, o sea , a no comerse todo el cuento con el que muchas veces nos alimentan desde pequeños.


Resulta, que las fiestas son totalmente antagónicas, sólo es necesario un analísis mínimo para darse cuenta. En las «fundaciones» que en muchos casos no lo son, pues ya exisitían pueblos enteros viviendo allí, lo que celebramos es el momento en que vino el invasor, se robo las tierras, el oro, las mujeres, y un largo etcétera.


Y unos meses después, en algunos caso unas semanas después, celebramos con mucho «orgullo patriótico» la independencia de todo aquello que con tanta alegria festejabamos días atrás, es decir, el momento en que esos «advenedizos» dejaron de robarnos las tierras, el oro, las mujeres y ese largo etcétera.


El problema, y peco de sociólogo, es lo que representa para nuestros pueblos el hacerlo cada año y de vuelta el próximo año. 
Definitivamente, el festejo de las fundaciones, es válido y entendible durante los 300 y pico de años que estuvieron los gentiles españoles por estos lares; como no, si de haber estado en prisiones por robo, violaciones, asesinatos y ese largo etcétera, ahora eran premiados por hacer exactamente lo mismo. Claro , si a mi como Corona me dan mi bocado.  
Asi pues , si pues!!!! festejemos y con justa razón, pero lo que la historia no nos explica es por que después de un proceso de «independencia», tan largo y doloroso (también tan lleno de medias verdades, o medias mentiras como dirían algunos), una de las primeras cosas que no se abolió fueron esas celebraciones.  Un ERROR HISTORICO que se mantiene hasta nuestros días, y que si no somos críticos , sencillamente se mantendrá, o alguién ahora mismo se imagina un diciembre sin «fiestas de Quito».


La 2° situación tan arraigada a nuestras ciudades, y pueblos en muchos casos, es el nombre de las calles y bustos, estatuas y demás recordatorios que se mantienen hasta el día de hoy de los 2 tipos de personajes , tanto los «fundadores» como los «independizadores». 


Los cuales , nuestras tambien «memorables» autoridades actuales conmmemoran con ofrendas florales cada vez que se viven estas fiestas. 


No hace falta ponerse a rebuscar mucho , en Guayaquil por ej. las principales avenidas se llaman 25 de julio y orellana (para que nos acordemos por siempre que ahi fue cuando se quebró la historia) pero para que nos acordemos que somos «libres» entonces existe la gloriosa 9 de octubre……… (sin comentarios).


Hace unos años atrás, en la ruin escultura de Pizarro que corona Ballenita, un grupo de artistas callejeros lo adornaron con los términos de : asesino, genocida, ladrón, terrorista, violador. El Municipio de Santa Elena, por supuesto se apresuró a borrar con oscuras pinturas todo rastro de esa «agresión» a nuestro «descubridor».
Para días despues poderle venir a dejar su ofrenda floral y tomarse la fotito. 
La comunidad en sí, seguro que tiene muchas cosas mejor a quienes celebrar , por ejemplo la madre, sus pulperos, sus pescadores y varios mas que con sus acciones así lo merecen.


Existen personas , y cada vez más, que se están dando cuenta de esto, y que ya no comemos de ese mismo cuento. Y TU?


COSMOVISION INDIGENA DEL AGUA

CRUDO: EL PRECIO REAL DEL PETROLEO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.