84 Views
Aunque podría ser considerado algo muy divertido o parte de la cultura de Ecuador, lo cierto es que en esta fecha se incrementan los incendios y los heridos por quemaduras. Como paramedico he observado lo horrible que es ver a familias quedarse sin hogar, personas que pierden sus manos o con severas quemaduras en todo el cuerpo, moribundos agonizantes y familias con dolor deseando que nunca hubiese pasado o deseando ya no verle sufrir. (Richard Pizarro, paramédico)

Esto, sin contar el tema de la contaminación. Francisco Plaza, de la Fundación contra el Ruido, Aire contaminante y Tabaquismo (Funcorat), asegura que el dióxido de azufre, generado por las quemas, acentúa el asma, las alergias y la conjuntivitis; pues se desprenden gases nocivos como monóxido y dióxido de carbono y hasta plomo”.

Una camareta, por ejemplo, tiene gran cantidad de mercurio, los diablillos desprenden fósforo blanco. que al entrar en combustión generan humo , que son absorbidas por el sistema respiratorio y que pueden alojarse en los pulmones.
Según un estudio elaborado hace dos años por Funcorat, luego de la quema de los años se forma una nube que en Guayaquil demora en diluirse entre 15 y 20 días. Y en Quito demora aproximadamente un mes.
Los invitamos a tomar conciencia e ir cambiando costumbres que alguna vez compartimos para asi seguir nuestra evolución con mayor respeto hacia nosotros y hacia nuestra Madre Tierra.
Tema propuesto por Pier Luiggi Maquilón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *