42 Views
La leyenda de los gigantes de Santa Elena se funda en el mito de una invasión muy antigua, posiblemente de origen Chimú, procedente del norte del Perú, donde existían nativos de gran talla y corpulencia.

En la actual península de Santa Elena llamada Sumpa en tiempos prehistóricos, gobernaba el Cacique «Tumbe» y a su muerte lo sucedió su hijo segundo «Otoya», que tiranizó a la región. Los hombres hacían trabajos forzosos y las mujeres formaban su harén. Una mañana divisaron enormes balsas acercandose a la playa; de ellas bajaron enormes hombres que al tocar el agua sobresalían  y que caminaron a la playa donde reposaron, roncaban tan fuerte que por poco desgajaban las ramas de los arboles más cercanos .


 ORIGEN DE LA LEYENDA
Registros de la invasión española señalan que  muchos habitantes de esta zona, al arar la tierra descubrían enormes muelas, quijadas, costillas y osamentas que atribuían a humanos prehistóricos. Fue lo mas simplista y sencillo, así surgió la leyenda de los gigantes, recogida por muchos cronistas de la época.


En 1736 llegó a Quito una pieza de 5 lbs. de peso, igual a la de un hombre, pero mucho mayor. Esta muela formó parte de una valiosa colección de fósiles hallados en Santa Elena y no hubo nadie en la  capital que se quedara sin contemplar y palpar tan descomunal pieza dentaria, nunca vista ni soñada, nadie dudó que era de un gigante.


Otro descubridor de muelas prehistóricas en Santa Elena fue el Cap. Juan de Olmos, que concluyó sus observaciones asegurando la existencia de seres gigantescos cuyo porte sobrepasaba a 4 hombres. Igualmente, en 1550, se descubrió cerca de la actual población un lote de muelas de una libra cada una .


Sin embargo, la moderna investigación ha desengañado éstas teorías de nuestro folclor, pues luego de estudiarlas, se reportó que son de una especie extinta de “mastodonte andinun”, cuyo peso y tamaño concuerda con la talla atribuida a los gigantes y debieron existir en gran número, en la época terciaria hasta principios de la cuaternaria, por aquella zona.

Un comentario de “La leyenda de los gigantes de Sumpa (por Rodolfo Perez Pimentel)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.